On reif nim

6

…Sé que pienso, sé que siento, pero no sé nada más. Ni quién soy, ni qué hago, ni dónde estoy. Todo es negro y creo estar sentada, pero aunque no tengo cuerdas ni cadenas apresándome, soy incapaz de mover un solo centímetro de mí. Sin más aparece una pequeña y fina luz al fondo ensanchándose cada vez más, cegando por momentos mis ignotos sentidos. Es una puerta abierta por un extraño. Un extraño de pelo largo con un cuchillo entre sus manos…

5

… Y tras el dolor, desesperación. La observo ensangrentada y mutilada sobre el suelo, a mis pies. Sigo sin moverme. El hedor que emana de su cuerpo ya pútrido atraviesa mis atriciones una a una. Y entonces de su carne brotan gusanos que vorazmente la consumen, llevándose tras la sangre, la luz que mantenía mi cordura. De nuevo la oscuridad surge desde el infierno. Ya no huele a nada y todo es negro. ¿Quién soy?…

4

…Su cuchillo se hunde en mi pecho pero no sangro, en su lugar el pecho de ella sangra por mí. Contemplo como el cuchillo entra una y otra vez candente sobre todo mi torso, mi cara, mis brazos. Siento mucho calor por donde ella sangra y de repente un inmenso dolor se descarga sobre mí, explotando en gritos en la sombría habitación. De nuevo mi anónima asesina agita su cuchillo y con sudor saja completamente mi brazo izquierdo, pero no es el mío el que cae sino el suyo. Luego su cuello es seccionado y soy yo quien se sumerge en todo su dolor…

3

-… ¿Quién es Eva? ¿Tú o yo? No entiendo nada, ¿Q… qué eres y a qué has venido?-.Aunque intento gritar no tengo voz, no puedo oírme. Creo que me entiende porque continúa mirándome con la misma sonrisa cándida que inventé en mi niñez. Ambas estamos desnudas, yo sentada y suspendida y ella ante mí radiante y erguida. Me sonríe, parece un espejo. Levanta su brazo con energía, blandiendo en esa misma mano su cuchillo hacia mí…

2

…Detrás de la noche se abre una puerta que ilumina la habitación. Estoy sentada en una silla paralizada. Hacia mí llega una chica de pelo largo… ¿soy yo? Tiene mis ojos, mi sonrisa, mi cabello, mi cicatriz en el estómago, mis pechos, mi olor. En su mano derecha empuña un gran cuchillo brillante que maneja como una niña jugando con su pelo. Me guiña un ojo y sonríe aún más fuerte enseñándome mis dientes. No lo entiendo…

1

… No debo parar, tengo que huir. Cruzo las calles esquivando el tráfico y cuando mis cazadores ya no pueden verme una Kawasaki me arrolla de improviso. Tras el zumbido en mis oídos, todo se vuelve silencioso y mi cuerpo se hunde poco a poco en el asfalto. Quiero subir, quiero respirar, pero caigo hacia el fondo. Mi cuerpo pesa y desciendo ciega entre un mar viscoso y seco. Y se hace la noche…

0

By Mayhem

Anuncios

~ por Loco en 3 noviembre, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: