El gran queso

El hambre, esa sensación de ausencia y vacío en tu interior, debilidad y fragilidad ante el exterior. Deseo y necesidad a la vez, privan al ser de cordura y de luz en ocasiones.

Aquí les dejo este relato que a más de uno le sonará y que trata de un hombre que fue devorado por su propia hambre. Para unos será un simple cuento, para otros…

La miseria le acompañaba a todas partes, ya no recordaba su nombre, ¿para qué? ya nadie le llamaba si no era para bautizarlo entre suidos y bazofias. Como si cada día se despertara creyendo estar soñando, creyendo haber nacido de nuevo, creyendo empezar una nueva vida.

Entre las sombras de una refulgente ciudad se escondía por el día para dormir, pero por las noches deambulaba por las calles buscando algo de comer entre la basura, el suelo… pero pocas veces encontraba algo. Volvía a su casa de papel, se introducía su huesudo dedo en la boca durmiendo y soñando saciar su apetito.

Una noche decidió alejarse más de la ciudad y probar suerte en las afueras. No conocía aquella zona, al menos durante su nueva vida, la que recuerda. Se adentró en la oscuridad de lo desconocido y llegó a un viejo puente arqueado y robusto, era el primero que veía y le extrañó reconocerlo. Empezó a cruzarlo pero justo en medio se detuvo, algo llamó su atención. Se acercó rápido al borde. Sus ojos lloraban al ver aquello. Un queso enorme sumergido en el agua. Se sentía torpe al andar pero no lo dudó mucho para saltar por el pretil.

Y cayó sobre el gran queso, pero al tocarlo desapareció, así que pensó que estaría más abajo y buceo entre las cada vez mas negras aguas. En su eterna búsqueda hacia los abismos del gran río, desdeñaba el respirar ante el férreo deseo de comer. Y buceó, y buceó, más abajo, más abajo… hasta que su cuerpo se paró, su dolor desapareció, las últimas burbujas escaparon de su boca inerte. En un último esfuerzo, en medio de la nada, dirigió su mirada hacia arriba. Sus ojos sonreían al ver que el destino se había burlado de él, pues en la superficie de las aguas se podía ver su gran queso convertido ahora en luna reflejada.

 

By Mayhem

Anuncios

~ por Loco en 9 abril, 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: