Caperucita roja (Rotkäppchen)

Hubo una vez una chica que durante siete años no pudo ver a su madre. Ella llevaba como vestido una armadura y siempre le decían: cuando esa armadura este gastada por el uso encontraras a tu madre. Y entonces ella la restregaba cada vez más contra la pared para que se estropeara. Y por fin la armadura se estropeó. Y ella compró pan, leche, queso y mantequilla. Quería llevárselo a su mamá que hacia siete años que no la veía. Su mamá vivía en una casita en un bosque muy oscuro, muy oscuro.

Cuando caminaba por el bosque se encontró con un lobo. El lobo le dijo:

-¿Qué llevas en la cestita?

Y ella contestó:

-Pan, queso, leche y mantequilla, es para mi mamá.

El lobo le dijo:

-Yo quiero un poco de eso.

Y ella le contestó:

-Es un regalo para mi mamá.

Después el lobo le preguntó:

-¿Qué camino prefieres? ¿El de las agujas o el de los alfileres?

La chica contestó:

-Iré por el camino de los alfileres.

Entonces el lobo fue por el camino de las agujas y se comió a su mamá. Después la chica llegó a la casa y dijo:

-Mamá, abre la puerta.

-Empuja la puerta, no está cerrada con llave.

Respondió el lobo. Pero no pudo abrir la puerta, entonces la chica paso por un agujero y entró en la casa.

-Mamá, tengo hambre.

-Dentro de la alacena hay carne.

Era la carne de su madre que había matado el lobo. Un gato grande salió de la alacena y dijo:

-Te estás comiendo la carne de tu madre.

-Mamá, dice el gato que ha salido de la alacena que estoy comiendo tu carne, ¿es verdad, mamá?

-Es mentira, tírale el cestito a ese gato.

Después de comer la carne tuvo mucha sed.

-Mamá, tengo sed.

-Dentro del cántaro hay vino, bébelo.

Entonces se acercó un pajarito y se posó en la chimenea y dijo:

-Te estás bebiendo la sangre de tu madre, ¡es sangre de tu madre!

-Mamá, el pajarito que está en la chimenea dice que estoy bebiendo tu sangre, ¿es verdad, mamá?

-Tírale la caperuza roja a ese pajarito.

Después de comer carne y beber vino le dijo a su madre:

-Mamá, estoy cansada, tengo mucho sueño.

-Ven conmigo y descansa.

Cuando la chica se quitó la ropa y se acercó a la cama, la madre estaba cubriéndose la cara con la caperuza. Su postura era extraña mientras dormía.

-Mamá, ¡qué orejas más grandes tienes!

-Para oírte mejor, niña mía

-Mamá, ¡qué ojos más grandes tienes!

-Para verte mejor, preciosa.

-Mamá, ¡qué uñas más grandes tienes!

-Para agarrarte mejor, querida niña mía.

-Mamá, ¡qué dientes más grandes tienes!

-Es para comerte mejor.

Y entonces el lobo se comió a caperucita roja.

Anuncios

~ por Loco en 6 abril, 2006.

4 comentarios to “Caperucita roja (Rotkäppchen)”

  1.  Que delicioso, encontrar la verdadera version real de este antiquisimo y difamado cuento,,,  estoy mamda de esas versiones que se inventan ,, (((( QUE PARA MI SON RIDICulas) con todo el respeto que se merecen ,,,, esto si es bueno ademas es la version que aparece en jin roh,,,,, 

  2. es verdad estaba buscando la verdadera versión porque quería ver jin roh n__n

  3. Gracias por transcribir esta historia, creo que es de las mas completas, y recopila lo mejor de cada version.

    Saludos.

  4. Buenísimo! Gracias por transcribir esta versión. Voy a ver si encuentro algún otro relato en la página.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: