Sumido en mi propia sombra

Locos y arriesgados sentimientos, que
me haceis pasar malos momentos. No quiero seguir siendo así. No sé
cuando empiezo o dejo de amar. De repente me enamoro y súbitamente
siento odio. Creo que estoy perdiendo el juicio. Como veleta indecisa,
gobernado por una ventisca azarosa, voy a la deriva entre tormentas de
viento, buscando el sol. Un sol utópico que persigo desesperadamente.
Como niño que busca un pezón o funánbulo que busca su valor. Lo ansío,
porque ya no me queda nada más. Mi meta. Mi fin.

Anuncios

~ por Loco en 4 mayo, 2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: